La infanta Cristina pasa cuatro horas ultimando los detalles de su declaración