UPyD arranca en Madrid la campaña en las que se juega su supervivencia