El PP busca ser primera fuerza y conservar sus feudos con pactos