El dueño del locutorio de Ripoll , Salh el Karib, dice que está "mal", tras ser liberado