Uno de los detenidos por el atentado recibe amenazas de otros presos