Los detenidos tras los atentados en Cataluña señalan al imán de Ripoll como cabecilla