Los crímenes sin resolver, principal cuenta pendiente de ETA