El testimonio de un jefe de policía puede dar al traste con el caso Pujol