La puerta de la cárcel, abierta para Puigdemont