Artur Mas mantiene su apuesta soberanista pese a su reunión con Rajoy