El bloqueo como argumento de campaña