Los terroristas utilizaron dos furgonetas, una para atentar y la otra para huir