Trapero, César Puig y Pere Soler recogen el auto de procesamiento por sedición