Torrent considera un despropósito que un president investido por el Parlament pueda entrar en prisión