Sánchez-Torra: Mucho que hablar, poco que negociar