Robles, a prueba de bombas