Los Reyes, tranquilos y sonrientes en el Museo Thyssen