Luz verde al registro de nacimientos y defunciones directamente en el hospital