Espinar compró una vivienda protegida que vendió meses después por 30.000 euros más