La Plaza Urquinaona de Barcelona se llena de catalanes que "ya no tienen miedo"