Todo comenzó con un apretón de manos y un libro sobre baloncesto