El equipo de Cifuentes, salpicado por la trama Púnica