Obama se va de España con la agenda cumplida