La Generalitat no acepta la "injerencia" del Estado en los Mossos