Moción de censura: efectos secundarios