Magdalena Álvarez defiende la transparencia de su gestión como consejera