Junqueras: el Supremo no se fía