Spottorno no quiere oir las protestas e insultos de los preferentistas