Castro abre la vía para sentar en el banquillo al expresidente balear, Jaume Matas