Juan Carlos I ha puesto fin a sus 39 años de reinado firmando la ley de abdicación