Irene Montero al borde de las lágrimas por Rafa Hernando