Horas llenas de palabras en el Parlamento y solo algunas se quedan