González intenta alejarse de la polémica del ático, sin éxito