El Gobierno controlará los medios públicos catalanes ante el rechazo de los profesionales