García Revenga dio el visto bueno a la creación de Nóos