Uno de los 51 españoles fallecidos no tenía la nacionalidad, pero será tratado igual