España se viste de blanco a favor del diálogo