Marín cree que "sus líneas rojas" son tan claras que "nadie les llamará para pactar"