Un comercial con síndrome de Down intenta vender a Urkullu un seguro de vida