Margallo reconoce el temor a un ataque terrorista a instalaciones nucleares