El pago en metálico no podrá ser superior a 1.000 euros desde el 1 de enero