El inspector jefe de Astorga no está relacionado con el asesinato de Carrasco