Ciudadanos acusa a los ayuntamientos de Barcelona y Madrid de tener a los manteros fuera de control