Ballester: “Las decisiones las tomaba Matas”