La valoración de los líderes apenas varía tras meses de investidura fallida