Arran lleva su violenta campaña contra el turismo hasta Palma de Mallorca