Alfonso Alonso y Javier Maroto, condenados por un perjuicio público de 393.000 euros