Las empresas catalanas, pendientes del Parlament