La Generalitat reconoce que Cataluña podría sufrir un "corralito" si se independiza