¿Un nuevo bloqueo tras el 26-J?